Un Abrazo Mágico

Virginia Satir, terapeuta familiar, explica que se necesitan diariamente 4 abrazos para sobrevivir, 8 abrazos para mantenernos y 12 abrazos para crecer como personas. El abrazo es un medio terapeutico. 

En el hogar un abrazo diario fortalece relaciones y disminuye las fricciones. Cuando abrazamos tenemos el poder de sanar la depresión, reducir la tensión, brindar seguridad y protección, fortalecer, rejuvenecer, inducir el sueño y descanso. Todo sin los efectos colaterales de los medicamentos.

Para los que encuentran dificultad al hablar, el abrazo es un forma de comunicarnos sin palabras. Aliento, apoyo, alegría, reconciliación y amistad. Un abrazo es algo especial. Ya sea el abrazo del oso, abrazo oriental, abrazo de tres, abrazo de costado, abrazar nos brinda sentido de autovaloración y el reconocimiento de cuan valiosos somo.

Hay algo en un abrazo espontaneo, tierno y sincero que estremece el corazón. En un abrazo podemos compartir tanto la alegría de un amor fraternal como la empatía en momentos de dolor y pérdida. ¿A quién debemos abrazar? A nuestra pareja, hijos, familia, amigos, compañeros de trabajo, algún conocido o desconocido, alguien en necesidad... En fin, ¡a todos!

Recuerda: ¡Abrazar es magia, salud y vida!