Siempre De Frente

Cuando un versículo tiene el poder de retarme y renovarme en conjunto, aumenta mucho más mi fe. Creo en un Dios versátil. Te lo digo, mi jefe es el máximo creativo por excelencia.  

Escuchamos de nuestros padres, pastores, mentores y amigos un ruego constante. Es la súplica de un pretty please que no tiene fin. La madurez nos da duro y el crecimiento se adapta de manera natural a la piel. Todo es tiempo. Gravedad o no, seguimos envejeciendo. 

"Cuida tu corazón."

Creo que nunca entendí bien esta enseñanza. Pasé mi juventud naufragando entre vivencias, pensamientos y sentimientos contradictorios. Pero lo que la marea no pudo llevarse fueron los grandes deseos de superarme, de lograr mis sueños y de impactar vidas. Creo que mi amor por otros y el gran dolor que me causa el sufrimiento ajeno es lo único que mantiene viva. No me alimenta pero sí me impulsa a creer en que hay algo más que todo esto. Hay esperanza, algo bueno, hay amor inconmensurable y espacio para todos. 

CUÉNTAME

Maltrato, golpes, violaciones, rechazo, abandono, depresiones, culpa, ansiedades... esta es la historia de ciento de miles de jóvenes y mujeres creativas, emprendedoras y verdaderamente hermosas. La única verdad en cuanto a esto es que recae en adultos como tu y como yo la responsabilidad de hacer la matemática en cuanto a los síntomas y atacar de una vez por toda la raíz del problema. ¡Hemos crecido y nos toca a nosotras velar por nuestra sanidad!

A cada una por individual se nos ha otorgado un sello creativo, divino y eterno. Un sello que nos renueva, que nos rejuvenece y que crea en nosotras una esperanza que no podrá sucumbir ante la tristeza ni mucho menos ante la propia tumba. En serio.

Con esto en mente, repasemos 5 costumbres que nos mantienen a la vanguardia de un estilo de vida que busca la verdadera sanidad. Una sanidad que produce pureza y que provee la fuerza y el poder necesario para enfrentar todas las pruebas y sufrimientos que puedan tocar la puerta de nuestro corazón.

CUIDA TU CORAZÓN

 

1. Mantente vigilante y cuida de tu corazón; ahí es donde comienza la vida.

El corazón es un tesoro. Científicamente se ha comprobado que cuando sufrimos pérdidas emocionales, se registra en nuestra salud física cambios en la presión sanguínea afectando mente, estómago y corazón. Por lo que debemos de ser aun más responsables por nuestro bienestar. Esto no quiere decir que ahora nos cerraremos a oportunidades en cuanto a relaciones mas bien, que nos mantengamos atentas de qué o quién estamos llenando nuestra fuente de vida. 

 

2. Habla con honestidad evitando el chisme y la mentira.

El chisme es un gustito temporero que infla nuestro ego. ¿Has sentido esa sensación en el pecho cuando te dicen: "Te voy a contar algo pero no le puedes decir a nadie"...? Ay, ¡dime ya!

Igual con la mentira. Nos sentimos invencibles... Pero nuevamente, todo esto es temporero. No hay chisme que dure mil años, ni mentira que se resista. La verdad siempre sale a la luz. Es la ley de la vida. La verdad es la luz y la luz es el balance de nuestra estabilidad. Permanezcamos en ella. Por más bueno que sea el chisme, tu corazón te agradecerá cuando te digas: "Misma, no más chisme. No tengo tiempo. Mi tiempo es para dedicarme única y exclusivamente a la luz de la verdad." Vida honesta, corazón contento.

 

3. Mira siempre adelante, mira siempre de frente.

Cuando alcanzas un nivel óptimo de salud emocional y espiritual, llegas a entender casi a la perfección la importancia de mirar siempre de frente. Digo casi porque somos humanas y está bien si en ocasiones no lo entendemos todo. Está bien si lo que entendías ayer tal vez no lo entiendas hoy. ¡Esta bien! Si esto pasa, su gracia es suficiente. 

En el proceso de purificación es difícil ver el la luz al final del túnel. Es difícil ver su obra completa en nosotras. Demás esta decir que esta costumbre es una de mis preferidas y creo fielmente en que nos reta para alcanzar un nuevo nivel de confianza en Dios. Aquí es donde los huevos se ponen a peseta. Aquí es donde probamos nuestra resistencia. ¿Le crees a Dios?

 

4. Fíjate bien en dónde pones los pies, y siempre pisarás terreno firme.

Podemos fallar todos los días. Es nuestra humanidad. Nadie es completamente santo ni perfecto, solo Jesús. Creo que su amor y su sacrificio en la cruz es tan pero que tan suficiente. ¿Cuánto más necesitamos para entender que todo esto ha sido y es por amor? Cuando entendemos que todo lo que existe es por amor se cambia en su totalidad nuestra perspectiva. Nuestro corazón crece en amor y donde quiera que estemos, no importa cuan bueno o malo sea el terreno, pisaremos firmes... porque el amor siempre gana. ¡Esto es un hecho!

 

5. No te desvíes de tu camino, evita el andar en malos pasos.

Cuando nos mantenemos vigilantes, alejadas de la mentira y el chisme, confiando plenamente en Dios y entregando todo lo que somos por amor a otros, esta costumbre se vuelve en un must en nuestras vidas. Ya no será tan difícil diferenciar lo correcto de lo incorrecto. Todo se suma, todo hace sentido y todo esto ha sido, es y estará siempre. ¡Cuan bueno ha sido Dios! En su palabra encontramos todo lo que necesitamos para no desviarnos de su camino.

 

Tal vez nunca antes había entendido en su cabalidad este versículo. Proverbios 4:23-27 nos ofrece a un manantial de vida y salud. Es el fin de una etapa amarga y el comienzo de un propósito mucho más dulce del que hemos soñado. La pregunta es la siguiente: ¿Te atreves a darte un shot de este bembé?

By FaithCarol Ruiz