Escucha

Sé que a veces es difícil oírme. Sé que te preguntas cómo puedes llegar a ser más adepto a escuchar de manera entusiasta mi voz dentro de ti. Mis susurros siempre son lo suficientemente altos para que los escuches, pero lo suficientemente silenciosos para que también puedas ignorarlos.

¿Has considerado cómo este podría ser el mejor tipo de relación? Una relación en la que el amigo no interviene abruptamente, exigiendo ser notado, gritando para ser escuchado... Eso es demasiado ruido. Y la comunicación, entonces, es solo clamor, sin solicitudes, ni amabilidad, sin fortaleza para tu corazón.

Soy el amigo que pide ser invitado. Soy el amigo en silencio, el silencio dentro de ti, el invitado que está llamando a la puerta, esperando. Estoy aquí, no lejos. Y no te digo que estoy esperando a que me invites para que te sientas culpable, triste o desanimada. No te estoy diciendo que estoy fuera, esperando por ti con el propósito de hacerte sentir que necesitas trabajar más duro, escuchar mejor, ser una hija más amable para Mí.

Soy tu amigo y te amo. Y deseo amigos que amen, que nutran, que derramen bondad entre sí. Puedes escucharme. Tú puedes ser esa amiga... conmigo.

Quiero que sepas que soy el amigo que no te defraudará. Soy el amigo que será fuerte cuando me necesites. Soy el amigo que te dará palabras de esperanza cuando te sientas triste o decepcionada. Soy el amigo que sabe a qué te refieres cuando dices "Estoy muriendo por dentro" o "Estoy tan sola" y estás perdida y tienes miedo del silencio.

Soy el amigo que puede ser escuchado, incluso en medio del ruido. Tu corazón puede ser sintonizado conmigo en cualquier situación. Pero en la tranquilidad, puede ser más fácil escucharme. Puedes estar ocupada y en medio del ajetreo diario. Pero recuerda que soy el amigo que te equipa para amar a los demás. Y sin dejarme entrar, en tus relaciones, en tu trabajo, en tus momentos de hacer e ir e intentar, te sentirás hueca por dentro. Te sentirás sola.

Soy el amigo que sabe todo sobre ti y sabe que puedes, de hecho, escucharme.

Escucha.

¿Debo entrar?

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo. (Apocalipsis 3) #AcciónDeGracias2018

Carol RuizComment