Hermosa

¡Eres hermosa!

“Una sola cosa le pido al Señor, y es lo único que persigo: habitar en la casa del Señor todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura del Señor y recrearme en su templo.” (Salmos 27:4)

No lo dudes más. Dios tomó un tiempo especial para diseñarte tal cual eres. Él siendo el máximo creador de la belleza, sabe que eres única y diferente. ¿Acaso sabes tú cuán preciosa eres? 

En un mundo donde la constancia es buscar aceptación social, muchas veces pecamos de escudriñar la misma donde sabemos con toda honestidad que no la encontraremos. ¿Cómo buscar belleza, amor y aceptación en otro ser humano igual de imperfecto que tú? 

Aunque todas deseamos ser aceptadas, hermosas y amadas, debemos entrenar nuestros corazones, mentes y espíritus a buscar la aceptación de nuestra solicitud en Dios (no en otras personas y mucho menos en las redes sociales). 

Cuando entendemos que nuestra identidad está basada en Sus planes y propósitos, aprendemos a disfrutar el camino y a valorar nuestro presente. 

Querida, hoy es un buen día para amar la bella creación que eres en Él. Vístete de su gracia y de su presencia. Modela a otras el gran amor que Él ha depositado en ti. ¿Acaso hay mayor atractivo que este?