Ama tu cuerpo

qtrnn7detwgsjys5l2n5__mg_8345.jpg

Si eres mujer y has luchado toda la vida con esas libritas de más, bienvenida a mi equipo. Soy gordita desde que tengo uso de razón. Debido a mi sobrepeso fui víctima de bullying durante la niñez. Me atacaron verbalmente y eso provocó heridas muy grandes en lo profundo de mi corazón. Si una niña no tiene una autoestima alta, la imagen correcta de si misma, si no tiene estrategias ni personas claves a su al rededor educándole y recordándole que es valiosa, única e irrepetible, ser gorda puede convertirse en una de las peores cosas que le suceda en la vida. Hablo por experiencia propia. Suelo compartir mi testimonio cuando me invitan a dar charlas a iglesias y escuelas. Lo hago porque creo que puede servir a bálsamo e inspiración a mujeres que han atravesado experiencias similares y dolorosas. Una autoestima baja crea grandes inseguridades. La consecuencia de vivir así suele ser sabotaje y destrucción.

Te has parado frente a un espejo y te has dicho: "¡Que fea y gorda soy!" Este tipo de comentarios viene arraigado a una serie de factores que dañan de manera perjudicial la vida de una niña o mujer si no son procesados de manera correcta.

La cultura dice: Si eres gorda eres fea. Pues yo digo: ¡Que equivocados están! Existe una gran verdad; la salud es sumamente importante. Todas debemos ocuparnos de alimentarnos bien, hacer ejercicios y vivir una vida sana. Pero si tenemos unas libras demás, que eso no se convierta en el pésame de nuestras vidas.

En el año 2008 bajé de peso para competir en un concurso de belleza. Fue algo que propuse y logré. Bajé de peso, me puse "peposa" y  gané el título de Miss Puerto Rico Belleza Latina 2009.

Hay quienes ven la foto y me dice: "¡Nena ni te pareces!" Jejeje, sí lo sé ahora peso 50 libras demás. Definitivamente que el peso marca nuestras vidas. Cuando tomé la decisión de ponerme "flaca" pensé que sería la mujer más feliz del mundo. Aun pesando 118 libras los productores me decían que tenía que rebajar más, creo que nunca logré satisfacer sus expectativas.

32566_407481517379_6120479_n
32566_407481517379_6120479_n

Ganar el certamen fue una experiencia verdaderamente maravillosa. Vi como todo el esfuerzo dio fruto. A la ves, ganar la corona y ser flaca no me hizo más feliz. Físicamente me veía bien pero en el interior estaba aun vacía. Fue en ese momento cuando entendí que aunque mi físico engañara a mi mente frente al espejo, en realidad mi interior era el que tenía más peso.

"Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombres por ti, y naciones por tu vida."Isaías 43:4

Decidí iniciar un proceso de transformación y sanidad interior. Comencé a aplicar lo aprendido. Hay muchas estrategias que nos permiten fortalecer nuestra autoestima. No tiene que ver con belleza física, ni méritos, ni doctorados. Autoestima es la perspectiva de imagen que tienes de ti misma. La autoestima resume tu historia de vida y depende de tus decisiones si caminarás como una mujer insegura y sin propósito o si continuarás la carrera de la vida como la creación divina y maravillosa que soy.

Proverbios 31: 30 dice "Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada."En un mundo donde la mujer alabada es la flaca Dios nos dice que la mujer alabada es la que le obedece.Praise. ¡Estas son buenas noticias! Estamos a tiempo de fomentar la belleza, autenticidad y valor que tiene la mujer.

Es por esta razón que me desvivo por llegar a las niñas, jóvenes y mujeres de Puerto Rico. Llevarles un mensaje que eduque, inspire y conecte.

Este blog se basa en experiencias vividas que han marcado mi alma, cuerpo y espíritu. Lo comparto primeramente porque amo escribir, amo a Dios y amo la vida. Deseo por medio de mis palabras sembrar una semilla de transformación en el mundo. Tal vez esto no se valla viral pero estoy segura de que llegará en el momento necesario a la persona indicada.