Convenio

Estoy aquí, ama.

Estoy aquí, ama.

Amar cada minuto del proceso es el reto. Un desafío. Una amenaza, pero amo. Amo, aprendo y amo porque me armoniza. Porque entona y fortalece mi estado. Así el pacto lo establece y no lo olvido. Para eso vivo. Si vivo, impacto y si impacto seguramente reciba el porrazo. Y me amarga, me desazona, me mortifica, me atormenta. Quiero amar sin idolatrar y solo a UNO reverenciar. Revivo, reedifico, restauro y te lo digo: Somos uno y amar es rivalidad cuando se combate con uno mismo. No me opongo. Pero se levanta. Se levantan las olas de la oposición. De fuera rivalizan y yo le salgo con arrebatos hirientes de concordia y avenencia. Así emigro a la naturalidad del convenio. Donde la ruptura es menos importante que el acuerdo. Regreso al génesis, a la propagación en forma de ondas elásticas. Antes que UNO existía el verbo. Siempre es. Regreso al inicio, a las partícula del fotón. Prefiero encenderme en candela que expirar en la indiferencia. Amar cada minuto del proceso es el reto. Amo, aprendo y amo porque armoniza mi estado. Creo alianza y me reintegro en el tratado. No se puede abandonar cuando el oreo es necesario para conservar el brío que desde las entrañas extraigo.

By FaithCarol RuizComment