10 razones por las cuales debes salir corriendo de la relación en la que estás

10 razones por las cuales debes salir corriendo de la relación en la que estás

1. Mentiras

Las verdad edifica y la mentira destruye. Si estás en la relación en la que no puedes decir la verdad o estás constantemente siendo engañado/a, mi sugerencia es que salgas corriendo de ahí ahora mismo.

2. Adicciones

Quien se esconde en sus adicciones, se esconde en sus vacíos. Ningún ser humano tiene el súper-poder de llenar los vacíos de otros. Las adicciones ya sea a drogas o alcohol son conductas que pueden desencadenar efectos negativos en la salud de la persona y en el componente familiar.

3. Maltrato

Las personas inteligentes, tratan bien a quienes le rodean. El abuso en una relación de pareja, aun cuando surge en una relación de novios, es un patrón que utilizan algunas personas (desde jóvenes hasta adultos) para controlar a su pareja. Se trata de todo tipo de violencia física, verbal, emocional y sexual que amenaza el bienestar de la persona a quien se maltrata.

4. Ira

Maneja la ira antes de que te maneja ella a tí. El no tener dominio de las emociones puede afectar grandemente la resolución de conflictos en una relación. Es por eso que si identificas que tienes un problema de manejo de emociones que resulte en ira, debes buscar ayuda y posponer cualquier tipo de relación. En un final si no tienes manejo de ira, la relación podría terminar bastante mal. Sal de ahí antes de que adentres aguas profundas. 

5. Codependencia

No hay amor suficiente que pueda llenar los vacíos de una persona que no se ame a sí misma. Una persona codependiente necesita afecto y amor todo el tiempo. Es importante aclarar que en una relación las personas no están juntas por que lo necesitas, sino por que así lo decidieron. No confundamos la codependencia con el hermoso regalo del verdadero amor. 

6. Evitar

Leí en algún lugar que el arte de la vida es evitar el dolor. Se lee lindo, pero no real. La persona perfecta no existe pero es importante que en nuestra relación tengamos la libertad de hablar de las cosas que nos afectan sin ser evitados. Si sientes que la persona con la que compartes una relación te evita cada vez que van a hablar de temas importantes para la salud de ambos, entonces estás en una relación en la cual no fluye la comunicación libremente. La comunicación la libertad de decir la verdad. Ser coartados de esta libertad en una relación puede redundar en darle largas a asuntos que debieron ser resueltos hace tiempo. 

7. Control de poder

Tomás Macaulay dijo que la prueba suprema de virtud es poseer un poder ilimitado sin abusar de él. Para tener una relación saludable, como dije anteriormente, debe existir el componente de la libertad. Cuando poder confiar libremente y vivimos una vida de confianza experimentamos la verdadera libertad. Lo opuesto de la libertad es en control de poder. Cuando alguien quiere controlarte lo hace diciéndote qué debes comprar, con quién debes hablar o a dónde puedes ir. Esto es señal de que algo no anda bien en la relación así que: sal corriendo de ahí.

8. Falta de límites

Un límite es una linea o borde que nos separa de los demás seres humanos. Los límites emocionales nos ayudan a tener una idea más clara de quienes somos y nos ayudan a mejorar nuestras relaciones con los demás. Los límites sanos nos protegen del maltrato y la falta de consideración de los demás. Es importante hablar con la pareja de cuales son los límites que se establecerán en la relación. Eso incluye el trato entre ellos y también el trato con terceros. Si estás en una relación en la cual los límites se ven afectados constantemente, hable ahora, calle para siempre o salga corriendo de ahí.

9. Egoismo

El egoismo no es amor propio, sino una pasión desordenada por uno mismo. En una relación de pareja las personas egoístas tienden a importarle muy poco los sentimientos o circunstancia del otro. Eso es peligroso. Es importante establecer la importancia de ponernos en los zapatos de otro y llenarnos de empatía. A veces cuando se pierde, se gana. Si estás en una relación en la cual sientes que no eres comprendido, atendido o protegido: sal de ahí, right now! 

10. Pasivo

Pasivo y pacificador, no es lo mismo ni se escribe igual. Un pacificador es una persona que mantiene la paz y la calme ante cualquier situación en la vida. En cambio, una persona pasiva simplemente no tiene acción. Espera a que las cosas lleguen o pasen. Eso es un grave problema, ya que para que una relación sea fructífera y exitosa ambas parejas deben ser pro-activos y eficientes. Si estás en una relación en la cual tu pareja no hace nada, espera a que las cosas le caigan del cielo como por arte de magia: sal de ahí corriendo, pero bien rápido. Estos problemas se dan en relaciones de noviazgos y pueden agrandar sus efectos en el matrimonio. El matrimonio es un pacto para toda la vida y debe ser respetado y considerado como tal. Por lo que si actualmente estás en una relación que presente alguna de las características mencionadas anteriormente mi consejo es: detente, piensa y haz lo correcto.

RelationshipsCarol RuizComment