Mundo: la necesidad de un niño

person-girl-garden-young.jpg

Todos los niños tienen necesidades básicas y necesidades específicas según su edad y su etapa de desarrollo. Es verdad que los niños no nacen con un manual bajo el brazo pero también es verdad que vivimos en un mundo del cual debemos sentirnos verdaderamente agradecidos. Entre libros de crianzas, blogs de embarazos y desarrollo infantil, revistas para padres y páginas de internet dedicadas completamente a instruir al ser humano en la práctica de "domar" un "pequeño cavernícola", no se nos hace nada de fácil. Simplifiquemos; antes de comprarte un teléfono móvil, buscas información, lees, lo estudias cuales son los pros y cons, etc. Algo similar es con un niño. No vendrán con un manual ni tampoco lo venden en las tiendas pero Dios bendiga la humanidad, la ciencia y la historia que nos permite descubrir y recopilar conductas y eventos que nos facilitan, en momentos como estos estudiar cuales son las necesidades de los niños:

I. Física:

  • Alimentación
  • Afecto
  • Vivienda

II. Mentales

  • Oportunidad de escoger y llevar a cabo planes

III. Emocionales

  • Sentido de pertenencia
  • Aprobación y reconocimiento
  • Expresiones de amor y aceptación incondicionales
  • Libertad dentro de límites definidos
  • Sentido de humor, gozar de oportunidades para reír

IV. Espirituales

  • Saber que la Divinidad es omnisapiente, amorosa y protectora (Dios)
  • Enseñarles a recibir el perdón por sus errores y la oportunidad para volver a empezar
  • Seguridad de la aceptación divina
  • Experiencia en la oración y recibir respuestas
  • Oportunidad de crecer en la gracia y en el conocimiento de la Divinidad

Según las etapas y edades de desarrollo, van incrementando las necesidades básicas y específicas. Un ejemplo de esto son las necesidades experimentales de los niños de dos años:

  1. Poder: tener la oportunidad de manipular objetos e influir en eventos y personas.
  2. Libertad: hacer elecciones, interactuar en situaciones de aprendizaje y, a veces, moverse libremente.
  3. Independencia: hacer cosas sin ayuda.
  4. Seguridad: sentirse protegido.

Sabemos que es difícil criar un niño civilizado en un mundo revuelto, y no me lo tienes que decir. Tengo un varón de tres años que adora a Spiderman, pero alguna vez te has detenido a pensar; ¿cómo se siente en realidad ser un niño?

Desde la perspectiva de ellos, se la pasan perdiendo todo el día. Son débiles, lentos y pequeños en estatura... ese es solo el principio de los retos de ser un niño. Hay cuatro batallas extremadamente difíciles a las que un niño se enfrenta diariamente y que no les permite comportarse como angelitos:

  • Un mundo moderno y globalizado raro para ellos.
  • Su cerebro está fuera de balance.
  • Su desarrollo normal puede provocar en ellos un comportamiento no adecuado.
  • Su carácter los puede llevar a sobre-actuar.

En un futuro junto con mis video/blogs estaré detallando una por una las batallas cotidianas que enfrentan nuestros pequeques. Mientras tanto continuemos enfocando nuestros esfuerzos de crianza al blanco, recordando siempre que cada sacrificio trae su recompensa.

Cierro con este pensamiento: "Decide criar un niño seguro y feliz. El resultado será un adulto seguro, saludable y feliz. ¿Qué mejor que eso?"

¡Hasta la próxima!

¿Quién los ama?

Carolina